«Recordar: del latín re-cordis, volver a pasar por el corazón».

Extraído del Libro de los abrazos, Eduardo Galeano.

 

Retomando la bella etimología del verbo «recordar», siempre he pensado que una foto es un gran recuerdo. El poder evocador de una fotografía es capaz de hacer resonar en nuestro corazón un momento pasado. He de confesar que en mi familia somos «adeptos» a esta práctica, sobre todo una tarde de domingo; nos encanta sentarnos cómodamente, con una rica tarta de chocolate al lado -si es posible-, abrir los álbumes de fotos y empezar a recordar: las excursiones en familia; las celebraciones cumpleañeras, cómo íbamos creciendo; nuestros queridos compañeros perrunos o gatunos; años de amistad; fiestas, viajes… En definitiva, una fotografía no nos deja indiferentes; nos agita por dentro, nos hace esbozar una sonrisa, reírnos a carcajadas, derramar unas lágrimas de emoción. Eso es lo que pretendo que sintáis al ver vuestro reportaje de fotos, que todo aquello que sentisteis vuelva a pasar por vuestro corazón.

 

 

      RecuerdosRecuerdosRecuerdos

  RecuerdosRecuerdos

 

¿Quieres tu recuerdo?

¡Me encantaría fotografiarlo!

 

¡Hablemos!